Ten cuidado! Viajar a menudo por trabajo puede perjudicar gravemente su salud

Destacada Home Tips y Consejos

Si estás de vacaciones, coger un avión que te lleve a la otra punta del mundo puede ser emocionante. Pero resulta estresante si tu misión es visitar a un cliente, cerrar un trato o hacer una entrevista. Pasar los días visitando distintos países puede ser una vida soñada para muchos pero, lejos de idealizaciones, quienes están obligados a hacer estos viajes por trabajo tienden a sufrir más problemas de salud. Los cambios en los hábitos cotidianos, en los ciclos de sueño y la falta de actividades saludables generan dolencias físicas pero también emocionales.

A la hora de organizar un viaje de negocios, muchos programas de salud de las empresas gestionan las vacunas, la información sobre cómo evitar indisposiciones alimentarias y alertas sobre disturbios civiles y políticos. Pero muchas veces dejan de lado una amenaza más común para la salud: el estrés, la alteración del sueño, la alimentación poco saludable y la falta de ejercicio, que son efectos secundarios comunes de estar en un viaje de trabajo. A largo plazo, estos problemas pueden sumarse a los riesgos de enfermedades crónicas.

Quienes viajan dos semanas o más al mes tienen más probabilidad de fumar y tener síntomas de ansiedad.

Esta es la conclusión de la investigación Business travel and behavioral and mental health, desarrollada por Andrew Rundle, profesor asociado de epidemiología de la Mailman School of Public Health, perteneciente a la Universidad de Columbia, Nueva York. Su investigación se centra en los riesgos y consecuencias de los estilos de vida sedentarios y la obesidad pero su propia experiencia le llevó a querer focalizarse en la repercusión que tienen los viajes de trabajo en la salud. Hace varios años, al registrarse en un hotel para una conferencia, Rundle preguntó a la recepcionista dónde podía cenar. No había restaurante en el hotel, le dijeron, así que su única opción a esas horas era pedir en una cadena de comida rápida a domicilio. “Me molestó tener que recurrir a una pizza. Tanto, que, cuando llegué a casa, comencé a buscar información sobre la salud y los viajes”, explica Rundle.

Más info en https://retina.elpais.com/retina/2018/08/07/talento/1533632339_267985.html

 

Comentarios con Facebook